Podríamos decir que la impedanciometría acústica se realiza con el objetivo de detectar posibles lesiones o afecciones del oído medio.

En el caso de la timpanometría, los datos obtenidos durante la exploración se representan mediante curvas que reflejan la movilidad del tímpano en relación con las variaciones de presión que causan los sonidos. Mediante la interpretación de estas gráficas se puede determinar si existe obstrucción tubárica, si hay presencia de serosidad o mucosidad, si ha habido una perforación del tímpano que ya está cicatrizada, etc.