Hoy oyes bien… ¿Y mañana?

Tabla de contenido

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Haber nacido con audición normal no es garantía de que siempre oirás bien. Conoce algunas causas de sordera que pueden afectarnos al nacer o en cualquier momento.

Tabla de contenido

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

En cuanto a la pérdida auditiva hay causas CONGÉNITAS y causas ADQUIRIDAS. Nadie está exento de sufrir en cualquier momento de la vida una pérdida de audición así que te invitamos a conocer más, a realizarte un chequeo una vez al año y a compartir esta información con otros.

Pérdida Auditiva Congénita

CAUSAS DE PÉRDIDA AUDITIVA CONGÉNITA

Pérdida Auditiva Congénita

Pueden darse al momento del nacimiento o poco después. La pérdida de audición puede ser por factores hereditarios y no hereditarios, o por complicaciones durante el embarazo y el parto, o simplemente a causa de una malformación durante el período de gestación.

Algunos factores que pueden producir esto son:

  • Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo.
  • Falta de oxígeno en el momento del parto.
  • Bajo peso al nacer.
  • Uso inadecuado de ciertos medicamentos como amino glucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos.
  • Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:


Pérdida Auditiva Adquirida

CAUSAS DE PÉRDIDA AUDITIVA ADQUIRIDA

Perdida Auditiva Adquirida 2

Estas pueden provocar la pérdida auditiva a cualquier persona a cualquier edad.

  • Algunas enfermedades infecciosas como la meningitis, el sarampión y la papera.
  • Infección crónica del oído.
  • La presencia de líquido en el oído (otitis media).
  • El uso de algunos medicamentos. (que pueden producir pérdida transitoria o permanente).
  • Los traumatismos craneoencefálicos o de los oídos.
  • La exposición al ruido excesivo. (por encima de 85 decibeles).
  • El envejecimiento, que trae consigo degeneración de las células sensoriales.
  • La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

Si sientes que escuchas menos o tienes molestias en el oído, te recomendamos hacerte una PRUEBA AUDITIVA, por medio de la cuál podrás saber que te sucede y resolverlo a tiempo.

Más para explorar...

Carrito de compras
Aún no agregaste productos.
0
Ir al contenido