La timpanometría o impedanciometría se utiliza para comprobar la impedancia acústica, es decir, para saber con mayor exactitud qué dificultad tiene el movimiento vibratorio para atravesar el oído medio.